lunes, 4 de junio de 2012

Nueva página

A partir de hoy voy a empezar a subir los cuentos y otras cosas que hago a www.romancriscione.com.ar,  también me pueden buscar en Facebook como Román Criscione para enterarse de las novedades.

Gracias

Román

martes, 22 de mayo de 2012

Ahora


Estoy encerrado, no puedo salir de esta habitación. Lo único que tengo es una lapicera y papel para escribir. Hace no sé cuanto tiempo que estoy en este lugar. Mi sensación es que desde que nací estoy acá. Tengo algunos recuerdos de cuando era libre, pero no sé si los invente o si fueron realmente. A penas puedo moverme en este lugar. Lo que me hace pensar que conocí la libertar es solo el hecho de pensar en ella. Conozco esta lengua, conozco el idioma, quizás sean las pautas para pensar de que fui encerrado o me encerré. Hay muchas cosas que sé, o que pienso saber. No como, no bebo, por lo menos no lo recuerdo.
Mientras escribo me voy dando cuenta de cosas que antes no sé si sabía. Miro el cuarto y no veo nada que recuerde. Como si todo fuese nuevo para mí todo el tiempo. Ya no recuerdo como empecé a escribir esto, lo único que sé es que estoy escribiendo. Es como si viviera el ahora constantemente,  como si el pasado no existiera y el futuro tampoco porque no puedo pensar en el futuro. No sufro, no tengo miedos.
Siento muchas cosas dando vueltas en mi cabeza pero no las entiendo todas. Creo saber un montón de cosas pero no sé plasmarlas en algo. La verdad es que tampoco sé si realmente quiero plasmarlas.
Quizás alguien me esté manipulando o solo es así la vida. Estas cosas me vienen a la cabeza si entender el por qué. Solo me dejo llevar y las escribo.
¿Qué es lo que estoy haciendo?  ¿Por qué estoy escribiendo? Tengo esa necesidad o la tenía quizás. Siento que ya no tengo más ganas de hacerlo. Pero lo sigo haciendo. No sé por qué se me habrá ocurrido escribir mis pensamientos. Quizás para volver a leerlos y saber qué es lo que pensaba. Quizás ya lo hice antes.
Tengo ganas de acostarme y de dormir así que si encuentro esto quizás lo siga si cuando me despierto sé leer o si cuando me despierto esté acá el papel o yo.

viernes, 11 de mayo de 2012

Otro planeta, lo mismo


                La verdad que pasó lo mismo que acá, creo que es un problema de nuestra especie. Nuestros ancestros fueron a la tierra a dejar algunos de nuestra especie y termino pasando lo mismo que acá. Nuestro ego  es lo que nos destruyo y lo que está destruyendo la tierra.
                En nuestro planeta la especie fue casi destruida completamente por nosotros, antes de que pase eso mandaron a algunos de los mejores ejemplares a la tierra para que no desaparezca nuestra raza, instinto de supervivencia. Algo de lo que pueden gozar cada uno de los seres vivos de nuestro planeta y del suyo.
                Mezclaros a nuestra raza con la raza que había allá, nuestra raza estaba más evolucionada que la de ellos, creo que en todos los planetas, por lo menos los que conozco con vida animal es igual. Siempre hay una raza que evoluciona más que las demás y domina el planeta. Con la llegada de los nuestros se elimino la evolución del otro ser que iba incrementando para ser el que domine, creo que se lo llevo a la extinción. Nuestra llegada hizo que nosotros empezáramos con el dominio.
                Ninguno en la tierra sabe de dónde viene, que fueron los mejores voluntarios que tuvimos, se les borro todo lo que tenían en sus mentes. Tuvieron que desarrollar un sistema nuevo de comunicación y fue más rápido de lo esperado. Los que llegaron empezaron a comunicarse, con un sistema precario pero efectivo. Quizás porque el proceso de lavar el cerebro no fue perfecto al cien por ciento y quedó algún residuo. No lo sabemos, es solo una de las hipótesis que tenemos.
                Nuestro planeta fue destruido casi por completo, quedaron algunas zonas habitables donde volvimos a comenzar de nuevo. Pero las cosas no van a cambiar mucho, lo vamos a terminar de destruir por completo. Y ahí nos vamos a ir a la tierra si todavía existe para terminar de destruirlo y si no existe iremos a otro planeta habitable a hacer lo mismo.

martes, 8 de mayo de 2012

Algo similar pero distinto


                El humano me hizo lo que soy ahora. Estoy viviendo lo que seguramente son mis últimos días. Y quizás sea tarde para reflexionar, quizás lo haga para no sentir tanta culpa y poder descansar tranquilo. Los primeros años de mi vida, era un ser inocente, un ser sin juicios ni prejuicios. Luego de que pude empezar a comunicarme con los seres humanos me empecé a comportar como uno de ellos. Fui buscando mis beneficios sin que me puedan interesar los costos, aunque antes seguramente lo hacía, pero solo por instinto, luego lo hice sabiendo lo que estaba haciendo.
                Tengo ganas de que nada de esto hubiese pasado, estoy lleno de culpa. Creo que estoy volviendo de a poco lo que era cuando nací. Pero tengo momentos de lucidez donde pienso en todo lo que hice, y la verdad que siento pena por mí. Nunca antes había tenido esa sensación, pero ahora lo siento, lo experimento.
                No puedo tener una buena comunicación ya con los humanos, solo cruzar algún balbuceo. Ni siquiera son capaces de visitarme, hasta con los que más relaciones tenia. Y los de mi especie tampoco, terminamos siendo todos humanos, por lo menos intelectualmente. Terminamos haciendo lo que ellos querían que hagamos cuando decidieron experimentar con nosotros. Terminamos siendo esclavos conscientes de ellos.
                Siempre creyeron que ellos eran los dueños del mundo y después de lo que paso reforzaron su idea. Un poco por culpa nuestra porque no pudimos utilizar ese don que tienen y ahora tenemos algunos de nosotros para el bien. Pero la mayor parte es culpa de ellos, porque nos manipularon para que seamos lo que somos. Quizás con el tiempo las cosas empiecen a cambiar, pero no lo creo, porque ellos tienen la tecnología. Se creen Dios, te dan algo pero saben como sacártelo. Es como cuando un ser humano conoce el poder, es muy difícil poder salir. Siempre va a querer más y más. A nosotros nos paso lo mismo.
                Pensando mejor quizás ellos tampoco sean los culpables, ya que ellos tampoco eligieron, como nosotros, tener lo que tienen. Y les paso lo mismo que a nosotros, no lo pudieron utilizar en forma decente.
                No puedo generalizar, hay humanos que lo intentan usar para el bien, pero muchos de ellos mueren (no hablo fisicamente). Como muchos de nuestra especie, también quisieron utilizarlo para el bien y por esa razón ahora volvieron a ser lo que eran antes. No importa lo que sos, importa para lo que servís.

lunes, 7 de mayo de 2012

Un mundo artificial


Cuenta la historia de que antes las plazas eran lugares donde se podía pasar la tarde, se dice que la gente iba a disfrutar de los días soleados. Se habla mucho acerca de eso. Las plazas hoy están el peligro de extinción, por eso mismo están cercadas y está prohibido el paso. Ya ni conocemos los días soleados, vivimos bajo un techo artificial. Fuera de eso, viven los salvajes. Gente que el promedio de vida es solamente hasta los 80 años. Donde la medicina la aplican las personas, un lugar lleno de enfermedades.
Se dice que antes convivíamos todos juntos los humanos, luego se fueron encerrando porque la gente tenía miedo de salir a la calle por temas de seguridad y desigualdad. Así se fue creando un lugar donde podamos estar más tranquilos.
Nosotros casi no tenemos enfermedades, obviamente que para no tener nos tenemos que inyectar algunos medicamentos preventivos.
A veces pienso en que afuera la vida es más vida, y quiero salir. Pero la verdad es que no lo divulgo, solo unas pocas personas lo saben y son personas en las que confió plenamente, y tenemos ideales parecidos. A veces se lo digo a las personas cercanas.
Algunas veces encuentro algún libro para leer, la mayoría de los libros no tienen contenido, son solamente para entretener a la gente. Aunque no estoy en desacuerdo con que sean para entretener. Cuando encuentro algún libro interesante que ya quedan pocos los leo varias veces y disfruto de cada página. No creo que acá adentro todas las personas estén vacías de contenido para que nadie escriba nada interesante. Porque alguna vez llego a mis manos algunas cosas escritas por pares, pero impresas en forma ilegal y sin el nombre del autor real, casi siempre con algún seudónimo. Dicen que afuera está lleno de libros, que la gente escribe y lee mucho, pero el estado no los persigue por eso.
Los de afuera siguen existiendo porque nosotros en gran parte existimos a costa de ellos. La verdad que no sé bien de qué forma, pero hay muchas cosas que nosotros necesitamos y que ellos tienen o pueden conseguir y nosotros se las compramos a un bajo costo.
Es una lástima que me haya dado cuenta tan tarde de algunas cosas, ya es tarde para salir. Ya estoy grande para eso. Quizás todos los seres que viven en este mundo artificial se den cuenta de esto cuando está llegando su hora. Y cuando uno lo comenta con las personas cercanas piensan que estás loco. Yo pensaba lo mismo en su momento.

miércoles, 2 de mayo de 2012

Un intento, un asesinato, un suicidio y la impotencia


Introducción

El padre cansado de la actitud de su hijo y viendo a los demás sufrir por él, saca el arma que tiene escondida dentro de sus herramientas de trabajo que solo el usa y va directamente a la habitación, abre la puerta, el hijo está tocando la guitarra, le apunta y antes de que pueda omitir alguna palabra que no sea un balbuceo le dispara en la cabeza.
Luego de algunos días y sintiendo terror y desprecio por sí mismo y por no poder soportar el desprecio que siente la gente que lo rodea, vuelve a tomar el arma y presiona el gatillo con el arma dentro de la boca.

Hijo
Otra vez intenté suicidarme, creo que algo anda mal en mí. Ya es la quinta vez que lo intento, en realidad no es que yo quiera morir, solo quiero que la gente no espere nada más de mi. Quiero ser músico, quiero dedicar mi vida a la composición. No entiendo porque todos me dicen que tengo que trabajar, que tengo que darle algún sentido a mi vida, si ya encontré el sentido para darle a mi vida. Sé que por el momento no gano plata y que sigo siendo mantenido por mis padres, pero también sé que es momentáneo, que en algún momento voy a empezar a vivir de la música. Es una inversión que estoy haciendo con mi tiempo.
Me siento mal por lo que hago, me siento mal haciendo sufrir a la gente. Pero hoy entiendo que es mi única manera de poder sobrevivir a esta situación. Cuando hago esto por un tiempo nadie me dice nada y dejan que yo actué como quiero. También entiendo el despreció y la vergüenza que siente mi familia ante este hecho, y más que nada de parte de mi padre.  Ellos piensan que trabajando y teniendo mi propia estabilidad económica voy a ser mejor persona. Lo que no entiendo es que ellos piensan, como gran parte de las personas, que lo que ellos creen que está bien es lo que debemos hacer. Muchas veces esta sensación o mejor dicho este pensamiento me dan gracia, otras veces me da una impotencia muy grande. Lo que no entienden es que cada persona es diferente y que cada persona tiene su búsqueda. Hay búsquedas más superficiales otras más profundas, pero cada persona es lo que es y mientras no dañe al prójimo no tiene porque ser juzgada como persona. Aunque muchas veces yo lo hago y lo estoy haciendo en este momento. En realidad no lo hago muchas veces, lo hago todo el tiempo. Me deprime la gente y sus búsquedas.
Espero no tener que hacer esto más, siempre que lo hago pienso que va a ser la última. Pero hay algo que me hace seguir haciéndolo, quizás alguna vez me salga más. Muchas veces siento que esto me está generando un placer indescriptible, pero trato de no aferrarme mucho a esa idea. Lo que quiero que entiendan, si alguien en algún momento lee esto, espero que no mientras yo esté vivo, es que lo que hago es para poder seguir con los ideales que tengo e intentar dañar lo menos posible a los demás, aunque seguramente estoy errado en la forma. O por lo menos así empezó.

Padre
Hoy nuevamente mi hijo intentó suicidarse, la verdad es que estoy un poco cansado de esa actitud. Es la quinta vez que lo intenta, creo que está jugando con nosotros y con nuestros sentimientos. Cada vez que lo intenta hace que la madre envejezca 5 años de un día para el otro. Y no lo digo físicamente. La madre está deprimida gracias a estos intentos de suicidios de nuestro primer y único hijo.
Yo sé que soy muy exigente y que en ningún momento doy el brazo a torcer, pero quiero que sea una persona de bien, una persona que pueda sustentarse a sí mismo. Pero no, él quiere ser músico. Si tuviera algún don o alguna capacidad para hacer eso yo no tendría ningún tipo de problema, pero la música y la composición no son lo que mejor sabe hacer. Quizás sea lo mejor que sabe hacer, pero no va a llegar muy lejos haciendo eso. Y él no lo entiende.
Pero yo ya estoy cansado de esta situación y voy a terminar lo que él empezó. Si eso es lo que realmente quiere lo va a tener.
La verdad que hoy me desprecio a mí mismo y siento el desprecio de los demás. La verdad que no sé como todavía estoy en libertad, no sé qué es lo que está haciendo la policía que no me detiene. Necesito salir de esta casa, necesito salir de este mundo, por eso mismo hoy, gracias a que la policía no me saca, voy a terminar con esta locura.

Madre
No puedo entender como pude casarme con ese monstruo, hoy creo que lo mejor que hizo fue apretar nuevamente el gatillo de esa maldita pistola. No tengo consuelo, un hijo muerto, un marido muerto y asesino. No logro entender que es lo que hice mal en mi vida. No logro entender como estuve tantos años con un hombre así, ahora entiendo porque mi hijo intentaba suicidarse, seguramente el sé pudo dar cuenta antes que yo quien era su padre.
Tengo un odio y una angustia horrible dentro de mí. Siento odio y desprecio por mi marido, pero lo que más odio me da es que diga que mato a su hijo por mí. Como va a decir semejante idiotez, como no sé va a dar cuenta que el sufrimiento de un hijo muerto es por toda su vida. Quizás el mismo hubiese decidido sobre su vida y en algún otro intento de suicido lo hubiese hecho. Pero es su vida y si él lo hubiese elegido. Pero no, vos tenías que elegir sobre la vida de los demás, creyéndote un dios o no sé qué.
La verdad es que estoy indignada y no puedo seguir con esto, ni siquiera sé porque lo empecé.

sábado, 28 de abril de 2012

Conversación en un bar


Un hombre va caminando por la calle, pasa por la puerta de un bar y le dan ganas de ir a tomar algo. Decide entrar y algo le llama la atención, pero a primera instancia no sé da cuenta que es. Luego examinando el lugar ve que hay solo una mesa en todo el bar. Una mesa como para dos personas, y está ocupada por otro hombre. Entonces decide ir y preguntarle al hombre si le molesta que él se siente en la mesa. Y así comienza esta conversación.
-          Hola
-          Hola
-          Disculpe que lo interrumpa, ¿pero podría sentarme con usted ya que no hay otra mesa en este bar?
El hombre lo mira, baja la cabeza y no le contesta nada
-          Bueno, gracias – Le dice el otro hombre y continua - ¿Qué es lo que hace?
El otro hombre lo mira y le contesta  - En ningún momento dijo conversar
-          ¿Qué es lo que hace?
-          Tomo una cerveza…
-          Si, veo… Pero yo preguntaba en su vida – El camarero se acerca y le pide un vodka con naranja. Vuelve a insistir con la pregunta.
-          Trabajo
-          ¿De qué?
-          Trabajo
-          ¿De qué trabaja? Pero no recibe respuesta a esta pregunta tan sencilla
-          ¿Usted hace algo ilegal que no me quiere contar?
-          No
-          Ahhh… ¿Y a parte de trabajar?
El hombre lo mira, apoya el codo sobre la mesa, y con la mano se agarra la frente.
Pasan varios segundos y contesta – Me distraigo mientras espero la muerte
-          ¿Qué clase de respuesta es esa? ¿Me está cargando?
El hombre que con el pasar de los minutos se irritaba cada vez más le contesta en voz baja, grave y modulando excesivamente cada palabra – No, todos pasamos el tiempo para esperar la muerte. Es lo único que sabemos que va a ocurrir, pero intentamos evitar hablar de eso como si evitándolo la muerte se postergaría o no llegaría.
-          Yo vivo.
-          La vida es eso, aunque nos neguemos a creerlo.
-          ¿Le gustaría acompañarme con otro trago?
-          No, gracias.
El hombre se levanta de su silla, camina hasta la barra, paga y se va. El otro hombre se queda pensando sobre la mesa, después de un rato cuando se da cuenta de que no tiene más ganas de seguir tomando se levanta y se va, sale del bar y como acto seguido la persiana del bar se baja.